Máquina expendedora de cannabis

Máquina expendedora de cannabis

 

Parece que al pensar en una máquina expendedora que tenga a disposición del público productos fabricados con marihuana, estamos pensando en una utopía, pero nos equivocamos. En febrero de este año se han inaugurado dos máquinas expendedoras de productos alimenticios cannábicos en Seattle, del Estado de Washington, en Estados Unidos. Washington es uno de los estados de EEUU donde ya se permite el consumo de marihuana, gracias a una ley llamada “iniciativa 71”, aprobada a principios de este año.

Estas máquinas expendedoras, llamadas comúnmente “ZaZZZ”, permiten al consumidor adquirir una amplia gama de productos.

Gracias a estas dispensadoras los usuarios pueden obtener cogollos y comestibles elaborados con marihuana tras pasar un control de identificación. Washington, el estado al que pertenece Seattle, es uno de los pocos en Estados Unidos donde el consumo y la venta de marihuana para usos recreativos son legales, lo que ha permitido a la empresa American Green, creadora de la primera máquina expendedora de derivados del cannabis, aterrizar en la ciudad.

Efe Stephen Shearin, presidente de American Green explicó que «Ya tenemos máquinas funcionando en Colorado, pero ésas sólo venden comestibles y otros derivados. La de Seattle es la primera en la que vendemos directamente cogollos». Además de ésto, se pueden adquirir otros productos, como galletas hechas con marihuana, bebidas energéticas fabricadas con infusión de cannabis o un kit para estudiar el grado de calidad del cannabis.

Pero, ¿cómo pueden funcionar dichas máquinas pudiendo tener un control de las personas que acuden a la misma? Las dos máquinas inauguradas en Seattle se encuentran a la entrada del dispensario de marihuana Seattle Caregivers, y sólo están operativas durante las horas de apertura del local, de manera que no se podrá comprar marihuana por la noche. «Utilizamos el mismo sistema de reconocimiento para identificar al cliente que se usa en todos los dispensarios donde se vende marihuana», indicó a Efe el agente de American Green para las máquinas de Seattle, Esther Tepkhoom.

Además, para comprar, los usuarios de la máquina expendedora tienen que escanear un documento identificativo, como por ejemplo un carné de conducir, que pruebe que son mayores de 21 años, tras lo cual la propia máquina (que dispone de una cámara incorporada) coteja su aspecto físico con el de la fotografía del carné para garantizar que no se está cometiendo fraude.

En mi opinión, esta máquina expendedora es la señal de los avances que tiene en el mundo actual el consumo de cannabis, y que aunque lo veamos como algo lejano y que es imposible que aquí se dé, nos equivocamos, porque pronto estaremos ante situaciones semejantes donde el consumidor podrá disponer de productos de marihuana de forma legal y en cualquier sitio.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*