Consejos para preparar una shisha

Consejos para preparar una shisha

 

Esta semana nos ha parecido interesante hacer unas aclaraciones para utilizar nuestra cachimba de la forma más favorable posible. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es saber la clase de shisha que vamos a utilizar, ya que hay diferentes modelos. Para los que todavía no cuentan con una, decir que en nuestra web contamos con una amplia gama.

La cachimba o shisha es un aparato que se utiliza para fumar diferentes tipos de hierbas normalmente sin nicotina aunque algunas personas lo hacen con nicotina. El origen de esta forma de fumar es oriental aunque en los últimos años se ha puesto muy de moda en Europa y América. Si quieres saber cómo preparar una cachimba o sisha a continuación te damos todas las instrucciones.

Antes de comenzar, debemos contar con los productos que vamos a necesitar para poder disfrutar de nuestra cachimba. Lo primero y elemental es tener las hierbas que vamos a utilizar. Algunos de los más aconsejables son las hierbas sin nicotina de sabores que ofrecemos en nuestra página, con una amplia gama de sabores como pueden ser a melón, caramelo o uno de los más demandados es el que sabe a bebida energética. También hay que contar con un carbón adaptado para las cachimbas. Por último, y de manera opcional, podemos introducir bebidas o licores y así dar un sabor diferente a la shisha.

Una vez que ya tenemos los productos, vamos a indicar los pasos a seguir ya en el momento que queremos consumir este producto:

1. Lo primero es llenar la base con agua, unos dos o tres centímetros por encima del tubo. Podemos añadir unas gotas de licor al agua para dar un sabor diferente.

2. Luego introducimos la parte de metal en el cristal comprobando que no queden huecos o entradas de aire.

3. A continuación introducimos la manguera en su lugar, procurando igualmente que no queden entradas de aire. Esto es importante para que cuando inhalemos por la manguera el carbón caliente el tabaco o hierbas sin quemarlo.

4. Más tarde colocamos una cantidad adecuada de tabaco o hierbas de las que hemos mencionado, previamente separado y desmesurado, en el barro o cacerola.

5. Colocamos una lámina de papel aluminio, ajustándolo de manera que quede tenso. Podemos poner dos láminas si el papel no es de muy buena calidad. Además, tenemos que abrir algunos agujeros, uno central ancho y algunos agujeros más finos.

6. Por último, encendemos nuestro carbón, acercándolo a una llama y esperamos a que esté calentándose, lo colocamos sobre el papel de aluminio, y ¡a disfrutar!

Antes de finalizar, decir que para conservar nuestras hierbas podemos meterlas en la nevera para que no se sequen.

Comentarios (1)

  • dfC3ixivUA
    RJVB9EaL2fk
    dfC3ixivUA 04 de Febrero del 2017

    Grazi for mainkg it nice and EZ.

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*