El cannabis en la lucha contra el alzheimer

El cannabis en la lucha contra el alzheimer

En otras ocasiones hemos podido comprobar que los usos de la marihuana pueden ser favorables en tratamientos para combatir diferentes enfermedades. En este caso, me quiero centrar en el buen uso que podríamos darle al consumo de cannabis para los tratamientos de Alzheimer.

Como sabemos, el Alzheimer es una enfermedad que en España golpea aproximadamente a 1.2 millones de personas. Los costes anuales ascienden a 37.000 millones de euros. Las asociaciones de Alzheimer piden un plan de Estado para frenar sus efectos. Es muy importante su estudio y poder alcanzar una solución para su cura, aunque con estas reflexiones solo queremos expresar los posibles tratamientos desde otro punto de vista.

Aunque las opciones de tratamiento para la enfermedad de Alzheimer son actualmente limitadas, la investigación en los últimos años ya ha llevado a los científicos a creer que el cannabis, o componentes de la planta conocidos como cannabinoides, podrían ser la respuesta.

El pasado año, ya dos científicos del Centro Biomédico de Investigación de Redes Españolas (CIBER) publicaron una revisión en Frontiers of Pharmacology poniendo de relieve los beneficios potenciales de los tratamientos a base de cannabis. Además, reclaman con estos estudios la realización de investigaciones clínicas al respecto. Hay que decir que no son los únicos interesados en este tema, ya que en la actualidad se han publicado, además, otros muchos que aportan evidencia sobre el tratamiento y prevención del Alzheimer con componentes del cannabis. Como ejemplo podemos citar también la publicación en el Journal of Alzheimer’s Disease en septiembre del año pasado, la cual hace referencia a que el THC, que es el principal componente activo de la marihuana, podría ser una opción como tratamiento terapéutico del Alzheimer mediante múltiples vías y funciones.

Podemos deducir de los estudios mencionados anteriormente unas características comunes defendidas por los mismos para el tratamiento de esta enfermedad.

- Combate la inflamación

La enfermedad de Alzheimer afecta casi en su totalidad al cerebro. Se produce una gran inflamación del mismo. Muchos científicos defienden que la inflamación de las células inmunes del cerebro puede que contribuyan a la pérdida progresiva de neuronas que subyace en el trastorno. Como resultado, los compuestos de la marihuana actúan sobre objetivos que se encuentran en las células inmunes llamados los receptores CB2. Varios estudios han encontrado que la activación de los receptores CB2 puede reducir la neuro-inflamación en modelos de enfermedad de Alzheimer.

- Protege contra la placa de Alzheimer

La acumulación de beta-amiloide (Aß) placa en el cerebro es otra de las características primarias de la enfermedad de Alzheimer. Estas placas son muy visibles en imágenes del cerebro de los pacientes y se cree que juegan un papel en la pérdida de neuronas. Los estudios han demostrado que ciertos cannabinoides pueden proteger a las neuronas contra la placa Aß y sus efectos. En efecto, los investigadores han encontrado que el THC puede prevenir el déficit de memoria en ratas inyectadas con Aß.

- Promueve el crecimiento de las células cerebrales

La neurogénesis es el crecimiento de nuevas células cerebrales que ocurren durante la edad adulta. Una interrupción de este proceso se cree que es un evento temprano en la enfermedad de Alzheimer que impide la regeneración de las neuronas una vez que comienza la pérdida de células progresivamente.

Varios cannabinoides, incluyendo el CDB, pueden ser que promuevan la neurogénesis en respuesta a la interrupción causada por la placa de Aß. Además, un estudio del 2004 publicado en el European Journal of Neuroscience encontró que los cannabinoides podían aumentar los niveles del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Esta proteína se sabe que juega un papel clave en la promoción de la neurogénesis y plasticidad cerebral.

Además de estas características, existen otras muchas posibilidades de aplicación favorable de los componentes del cannabis a esta enfermedad. No obstante, todavía hay que seguir un largo camino hasta que estas aplicaciones se puedan llevar a cabo, confiando así que próximamente los estudios llevados a cabo den sus frutos y puedan demostrarse que son efectivos.

Comentarios (0)

Deja un comentario

Nombre*
Email*
Título*

Tu dirección de email no será publicada. Todos los campos son obligatorios.

Comentario*